No estaba muerto, estaba de parranda.

Hay golpes en la vida, yo no sé. Pero no siempre somos responsables de aquello de lo que se nos acusa. Recientemente alguien publicó que debería haberle hecho caso a aquella que decía en los años noventa que yo ya estaba muerto, y que se equivocó mucho dándome por vivo. Pero no: no estaba muerto, estaba de parranda. Y ahí sigo. Y ellos no lo pueden ver, prefieren insistir en la consignación a la muerte, vieja estrategia tan patética como caída. Y mi viejo amigo Peret, que tocaba rumbas en el bar de la esquina cuando yo era estudiante en Barcelona, lo dice mejor que nadie. Claro, muchxs actuan como la sufrida señora del tal Blanco Herrera en la canción, temerosxs de la contaminación zombie. Pero habrá que perdonarles, en la medida en que uno piensa en ellxs.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s